Nov 12 2010

MANUAL DE BOLSILLO PARA VIVIR.

Para emprender el camino, parte de que eres mortal.
Para que la vida siga, mantén la pasión por una ilusión.
Para que los días sean una lección, acéptalos como son.
Para que nunca dejes de sorprenderte, aprecia lo que hay.
Para ser feliz, renuncia a la felicidad.
Para no desilusionarte, no pidas más de lo que hay.
Para no angustiarte no corras al paso de los demás, anda con el que marque tu voluntad.
Para no sentirte frustrado, señálate como tu propia meta a lograr.
Para no vivir en soledad, entiéndete contigo mismo y un permanente amigo encontrarás.
Para que no te suma la mediocridad, lucha por crear.
Para no caer en la nada, has tuyo lo que la vida te da.
Para que la pena no te desborde, comprende tu mal.
Para que no te dañen, salte del juego de los demás.
Para soñar pisando la realidad, reinventa lo que hay.
Para que la muerte no te sea ajena, entiende que contigo va.
Para mantener altiva la libertad, las menos ataduras te has de colocar.
Para entender a los demás, conócete a ti mismo más.
Para que la vida fluya, no hagas represas de carga sentimental.
Para que sea ligero tu andar, las menos necesidades contigo has de llevar.
Para que la amistad perdure, respeta a los demás.
Para encontrar nuevos senderos, a lo alto has de observar.
Para ser digno, no traiciones lo mejor que de ti hay.

Diciembre del 2006. Mexticacán, Jalisco


Nov 11 2010

CASA RENTADA.

Eran puertas indefensas
que mal resguardaban la pobreza.
Eran paredes carcomidas por los años,
el salitre y el descuido.

Eran cuartos que albergaban la familia amontonada,
la tristeza esparcida,
el hambre encubierta,
la esperanza eludida
y el miedo al mañana.

Eran cuartos de adobe y bóveda catalana
en donde también se jugaba, soñaba
y agradecía cada nuevo día.

Era péndulo entre el todo y la nada,
luz y sombra,
equilibrio y desquicio,
vergüenza y decoro,
refugio y tormento.

De esa casa salía la risa, el llanto,
el rezo, el dolor,
la amenaza, la promesa,
la desesperación, la pena,
el ayer, el hoy, el mañana.

Era la vasija en donde se mezclaban
sentimientos y emociones encontradas,
que como aliciente y freno
se desempeñaba entre quienes ahí vivían.
Era casa rentada,
como la vida,
la incertidumbre al mañana,
el inescrutable destino
y la ley de la vida:
no eres hacedor de lo que te aguarda,
es tan solo ilusión,
que se puede volver nada.

Noviembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 10 2010

¡NO!

Si te he dicho que ¡no!,
te lo he explicado
he insinuado de mil y una formas
que eso no me gusta,
que eso no es lo que espero de ti,
por qué te aferras en ignorarme

Qué pretendes demostrar con ello:
qué mi opinión
o lo que sienta te tiene sin cuidado

¿Eso es?
Si así es,
qué puedo hacer: ¿obligarte?
Hay cosas en las que uno no manda
y ésa en una de ellas.

Pero hay otras en las que decido.
Es en esas promesas que te haces a ti mismo,
en donde te comprometes
para encontrar el sendero afortunado.
Por eso sigue haciendo lo que te plazca,
que ya no me importa.

Lo acepto:
es tu decisión,
yo asumo la mía.
Por lo pronto la indiferencia y la búsqueda
serán mis caminos ante tu proceder.
No espero que te duela,
no pretendo hacerte daño,
ni siquiera que me extrañes,
porque puede que extravíe el camino,
no busco tu castigo,
solo quiero continuar mi destino.
Noviembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 9 2010

PLUMA EN EL VIENTO.

Vuela la pluma
entre vientos suaves y cálidos,
violentos y fríos,
va de arriba a abajo,
de abajo a arriba,
de un lado a otro.

Se desliza, esponja,
recoge, arquea, extiende.
Se siente liberada de peso, destino,
presión o compromiso.

Es el azar, la circunstancia,
quien la impulsa,
detiene, retrae o agita.

Es la imperturbabilidad,
ejemplarizada en leve pluma,
quien te quiere mostrar
como deslizarte en la vida,
entre la rutina y la novedad,
lo escaso y lo cuantioso,
lo estruendoso y la tranquilidad,
lo profundo y la superficialidad.

Es la vida un elevarse,
caer, avanzar,
retroceder, estancarse,
deslizarse y sostenerte
en constante movilidad,
a la que más que resistencia
comprensión y acomodo hay que dar.
Diciembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 8 2010

PESCA CITADINA.

Salí a pescar en el velero de mi alma
por la mar de la ciudad
entre olas de deseo,
indiferencia, interés
y necesidad también.

Lancé el anzuelo con la carnada de la compañía
y el calor que acaban con la soledad del día.

En el primer intento no tuve suerte,
ni en la semana, ni en el mes siguiente,
fue hasta días después que el cordel se tensó
en señal de que la promesa llegó.

Lentamente la piola en la confianza enredé,
parar acercar y acerarme a quien me encontré.
Con cada encuentro me preguntaba
será amor de días o el de mis días.

Con cada palabra, mirada, ademán, sonrisa
las aguas de la duda se serenaban,
se hacían más claras
y los vientos amainaban.
La vi y me vio como queríamos ser vistos:
sin posturas, ni artificios.
La invite a embarcarse al velero de los sueños
y a elaborar la carta de navegación
para encontrar la alegría de existir.
Impulsados por el aliento de vivir
recorrimos a todo viento, cielos, mares,
caminos, ríos, desiertos, ciudades y valles
con la esperanza de no caer condenados
en el delito de vivir sólo para respirar.

Fue la edad,
las lecciones que nos dio la vida,
la frustración sufrida
y el temor a morir infelices
lo que nos rescató
del naufragio existencial.
Noviembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 7 2010

AVE.

Ave que surcas los cielos bordando en el aire,
que gozas del espacio sin fronteras, alambradas o barreras
en tu irrenunciable libertad.

Cruzas orgullosa las ciudades de hombres atados,
enfangados en su cotidianidad
y en su infinita terquedad por consumir y hacer más.

Hombres y mujeres que por ver el suelo
no ven tu vuelo,
dibujado en el cielo
la plena libertad.

Noviembre, del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 6 2010

PARA VIVIR A TIEMPO.

Esperar es un acto de prudencia,
cuando de seguridad se trata,
no aguardar es acto de sabiduría
cuando de vivir se habla.
Por eso vive, no esperes vivir
o a que los demás lo quieran hacer.

Vive cuando el tiempo lo permite,
cuando aún es tiempo,
vive que el tiempo no pierde tiempo,
esperando tiempos ajenos.

Que no secuestren tu tiempo,
que no te induzcan a tirarlo al cesto del abandono.
Nada vale más que tu tiempo,
porque eres precisamente tiempo contado.

Es mejor tu avidez por vivir,
que la angustia de esperar,
porque el reloj de arena no perdona jamás.

Diciembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 5 2010

NO ERES TÚ, SOY YO.

Después de todo
la verdad no puede ser más evidente:
el origen del conflicto no eres tú, soy yo.
Y lo soy por haberte dado un lugar en mi vida,
sin estar seguro de que quisieras ocuparlo.

Te di la llave de mis sentimientos
y te imagine como el sostén de mi futuro,
sin cuestionarme si lo aceptabas.
Por eso soy culpable,
porque lo que deposité y esperé
fue demasiado.

Mi mundo en torno a ti giró,
eras mi tiempo, espacio, movimiento, motivo.
De tu parte hiciste lo que sentiste, querías;
qué si me dolía
eso era cosa mía.

El que no valores lo que lo que hago,
lo que anhelo, lo que espero de ti
ciertamente no es tu obligación,
el conflicto y el dolor son míos
por eso el culpable soy yo,
por esperar amor de quien en el fondo me condena.
Noviembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 4 2010

SUBLIME.

Se humedecen los ojos al sentir lo sublime.
Se abre el arcón de los sentimientos y sensibilidades
que con tanto celo cerramos.

Es la música, la poesía, el arte,
lo inconmensurable de la naturaleza
lo que conmueve, avasalla
y despoja de posturas
para tomar conciencia del privilegio de vivir.

Brota el sentimiento honesto
y tras él las palabras que gritan:
vivo, siento, vibro,
me estremece lo infinito, bello,
verdadero, noble, bueno
y por instantes
cobras conciencia
de la maravilla de existir.
Octubre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 3 2010

ASPIRACIÓN.

Que escribo como vivo,
no es del todo cierto,
que me gustaría vivir como escribo,
eso es más correcto.

Diciembre del 2006. Mexticacán, Jalisco.