¡NO!

Si te he dicho que ¡no!,
te lo he explicado
he insinuado de mil y una formas
que eso no me gusta,
que eso no es lo que espero de ti,
por qué te aferras en ignorarme

Qué pretendes demostrar con ello:
qué mi opinión
o lo que sienta te tiene sin cuidado

¿Eso es?
Si así es,
qué puedo hacer: ¿obligarte?
Hay cosas en las que uno no manda
y ésa en una de ellas.

Pero hay otras en las que decido.
Es en esas promesas que te haces a ti mismo,
en donde te comprometes
para encontrar el sendero afortunado.
Por eso sigue haciendo lo que te plazca,
que ya no me importa.

Lo acepto:
es tu decisión,
yo asumo la mía.
Por lo pronto la indiferencia y la búsqueda
serán mis caminos ante tu proceder.
No espero que te duela,
no pretendo hacerte daño,
ni siquiera que me extrañes,
porque puede que extravíe el camino,
no busco tu castigo,
solo quiero continuar mi destino.
Noviembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.