BIENAVENTURADA LA GENTE BIEN.

A ese 4% de la población que vive en la desmesura.

Bienaventurados quienes son hijos de buena familia
porque de ellos será el reino de los cielos,
más primero gozarán del reino de la tierra.

Bienaventurados porque ellos no dudan,
saben que Dios está de su lado,
del lado de los poderosos y adinerados.

Bienaventurados porque viven atendidos,
bien amados, cuidados,
siempre descollando en el mundo ideal,
se graduaron con honores en la vida social,
su rostro, apellido y bolsillo los hace gente para triunfar
y son respetados por el peso familiar.

Bienaventurados porque derrochan simpatía,
son objeto de admiración y envidia,
brillan en lo que emprenden,
se conducen con propiedad
y nadan en la oportunidad,
son jóvenes triunfadores
que para adultos exitosos van.
Bienaventurados los que reconoce la sociedad,
que compran al menor pretexto auto, vestuario,
entretenimiento y el objeto de su atención y pasión.

No conocen la pobreza,
ignoran qué es la marginación y la discriminación,
no son ninguneados,
no son violentados,
no son ofendidos,
la vida los convierte en dueños de la situación,
no tienen más horizonte que ser felices
y su interés es tener, gozar y vivir.

Bienaventurados los que no nacieron para complacer, ni servir,
que no saben escuchar más allá de su círculo personal,
para quienes el día no termina.

Los que nunca han tenido que avergonzarse,
los que no conocen otro mundo que el de la exclusividad,
los que son gente bonita,
a quienes todo les va.

Bienaventurados porque de ellos será el reino del placer,
el privilegio y el poder.


Julio del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.