Oct 29 2010

REVOLUCIÓN DE CONVENIENCIA.

Las puertas se han cerrado,
los callejones están bloqueados,
los caminos delimitados,
los espacios, tiempos y maneras no dan para más.

La desesperanza,
acicateada por el agravio,
la desigualdad y la injusticia no dejan otra medida:
la lucha por encontrar la salida,
aunque en ello vaya la vida.

Los agravios y la cerrazón
solo dejan espacio a la confrontación
que promete cambiar la situación desesperada.
De libertad, democracia e igualdad se habla sin cesar.
Son banderas izadas por aquí y por allá.
Se escucha un estallido,
preámbulo de una larga y oscura noche sepulcral
teñida de sangre, fuego, venganza y oportunismo.
La revolución triunfa a un alto costo de vidas,
destrucción y dolor
y con la simiente de una nueva división.

Dirigentes se decían unos,
traicionados se decían otros.
Los más permanecen en su lugar:
asustados, mirando, esperando,
llenos de halagos por ser el pueblo,
las masas, la soberanía
y el sentido de la revolución social.

Reciben las promesas de siempre,
con frases rimbombantes,
baños de demagogia,
terapias de manipulación
y el anuncio del arribo de sus nuevos líderes:
los históricos, los legítimos, los salvadores de la patria.

Dirigentes carismáticos, comprometidos, honorables
e infalibles timones de la revolución se hacen llamar.

Se dicen líderes populares
creen saber lo que el pueblo piensa, expresa y quiere,
por eso señalan con insistente efusión:
que con ellos basta,
no necesitan de leyes, instituciones, elecciones o partidos,
pues son instrumentos inventados por los enemigos de la revolución.

Líderes que se van constituyendo indispensables en el imaginario popular.
Hombres de bronce y esperanza,
que sustituyen pesos y contrapesos,
leyes y normas
para quedar solos con la voz del pueblo,
que a su decir es su voz, su conciencia, su ley y juicio final.

Los años pasan y las cosas en sustancia no cambian,
las condiciones que originaron la revolución
aparecen agravadas por una desenfrenada ineficiencia y corrupción.

Pobreza, libertades conculcadas, leyes de papel,
democracia secuestrada y la esperanza regateada
es lo que se respira a granel.

El ciclo de violencia está por reiniciar.
Y así, hasta la eternidad,
mientras las instituciones no se hagan respetar
y todos se sujeten al pacto  de respeto,
progreso, democracia y bienestar social.
Agosto del 2006. Salamanca, España.


Oct 28 2010

PROTOTIPO.

Cuando el color de la piel es sospecha,
la sombra de sus ojos lo delatan,
su idioma es advertencia,
su religión desconfianza,
su origen étnico distancia
y sus ideas provocan intolerancia.
Es porque la abstracción de enemigo que hemos esbozado
está en el imaginario
convertido en realidad.
Hay rechazo y menosprecio,
por la arrogancia de nuestro etnocentrismo
y la ignorancia de nuestro egoísmo.
Agosto del 2006. Madrid, España.


Oct 27 2010

MÍSTICO.

El hombre de todos los tiempos
ha buscado la trascendencia de lo material
para encontrar el sentido espiritual a la existencia.
Es ir más allá de las formas,
sonidos, ilusiones, colores, palabras:
es ir a lo trascendente.
Es anular el Yo, para asumir las virtudes de sencillez,
humildad, compasión, conmiseración, caridad.
Es fortalecer la voluntad, dominar los sentidos,
subyugar las emociones, someter el mundo material,
primar la vida espiritual.
Agosto del 2006. Ávila España.


Oct 26 2010

LONDRES COSMOPÓLITA.

En su fundación
la tierra era fértil y el hombre esforzado,
de esa conjunción la abundancia surgió.

La lucha por su control se desató.
El servirse de aquella riqueza
ambiciones descomunales enfrentó.
Nobles y guerreros de distintos y distantes regiones
acudieron a confrontarse por el poder.

Sus sangres se derramaron,
al igual que se mezclaron,
tanto con la de sus conquistados
como con la de sus adversarios.

Nuevos grupos, castas, familias, rostros y tonos de piel
germinaron agrandando la vena del porvenir.
Con cada invasión,
con cada inmigración,
con cada esclavo traído
el centro del reino cosmopolita florecía.

Multiplicidad de rostros, cantos, maneras,
sueños, vestimentas, oficios y sensaciones
le dieron la llave para abrir nuevas culturas,
voces para enriquecer y extender su lengua,
compromisos para convivir,
oídos para escuchar lejos y profundo
y ojos para alcanzar a distinguir su destino.
El reino se consolidó
y otras tierras y mares conquistó,
al unísono era colonizado por aquellos pueblos y razas
a quien su idioma dio.
Y la sangre, la palabra, la cultura y el destino proseguían su camino:
mezcla, avenencia, complementación
y el permanente nacer de algo mejor.

Aparecieron palabras mayores
para acallar la violencia, la injusticia, la desigualdad:
Pluralidad frente a la intolerancia,
igualdad ante la diversidad,
respeto a lo diferente,
aceptación a lo distante,
reconocimiento a lo nuevo.
El progreso, al abrir y acortar caminos y distancias,
se hizo cómplice de aquél destino: el cosmopolitismo
como fin de la ciudad y sendero de la humanidad.

Cosmopolitismo presencial y virtual
que derriba diferencias, fronteras y distancias.
Que da motivos de identidad y concordia,
creatividad y victoria,
que abre caminos para construir un mejor mañana
con una humanidad universal
sin perder la riqueza de su singularidad dentro de la diversidad.

Eso es Londres en calles, cafés, museos, parques
o en cualesquier otro lugar
en donde palpite su generosa hospitalidad.

Agosto del 2006. Londres, Inglaterra.


Oct 25 2010

A TIEMPO, TU TIEMPO.

El tiempo nos obsequia la oportunidad
a condición de que la aprovechemos.
Las palabras nos dan su contenido, forma y poder
a suerte de expresarlas en su ocasión.
El cuerpo nos puede llenar de satisfacciones
si en su momento lo podemos realizar.

El dinero o el poder nos dan capacidad
para realizar aquello que deseamos alcanzar,
si en el momento los podemos emplear.

Los sentidos, cazadores intuitivos del placer,
nos pueden ofrecer las delicias de la vida,
a razón de que las usemos cuando la ocasión lo pida
y la circunstancia lo permita.

Lo mismo ocurre con los sueños e ilusiones:
si no se alimentan y fraguan a tiempo
se van quedando vacíos de sentido y de sustento,
la satisfacción que pudieron dar
se vuelven vanas pretensiones a destiempo.

Lo que hoy añoras,
mañana puede ser olvido,
lo que hoy puede darte felicidad,
mañana puede ser indiferente,
lo que hoy buscas,
tal vez con el tiempo rechaces,
la emoción que obtuviste ayer
ahora abulia puede ser.

Todo cambia menos el cambio,
Somos bocetos en un constante hacerse y deshacerse
con el paso de los años y las expectativas de la vida.

Cada boceto tiene su tiempo.
Por ello sueña a tiempo,
vive a tiempo,muere a tiempo.

Agosto del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Oct 24 2010

FRUSTRACIÓN AFECTIVA.

Una traición directa a los sueños es la frustración,
un tiro de gracia a la ilusión  alimentada.
Es la fuerza atrabiliaria que derrumba un trozo del mañana.
Es sentirse del futuro despojado,
es enojo, es furia por concebirte engañado, saqueado.
Es recorrer el telón de la ilusión para ver la realidad,
es quitarse el velo que complacientemente te colocaste.
Es topar con la misma pared,
es un cerrar de puertas otra vez.
Es preguntarte ¿ahora de qué sueño me sostengo,
cuáles los sentimientos que me den sustento?
Agosto del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Oct 23 2010

PETRIFICADOS.

Se fue filtrando el veneno de su actitud aviesa
hasta llenar el espacio en que cobraban vida.
No se conformó con anegar sus corazones,
buscó impregnar cada poro, cada mirada,
palabra o expresión corporal dada.
Han pasado los años
y el sedimento formado por aquel odio
es de tal espesor
que ha petrificado a los dos.
Ahora insensibles permanecen
a la tristeza o a la alegría,
a lo propio y lo ajeno,
lo cercano y lo distante,
el ayer y el hoy.
Solo queda el silencio,
la mirada perdida
y el grito adolorido
de dos almas muertas en vida.
Agosto del 2006. Atlanta, Estados Unidos.


Oct 22 2010

NACIÓ Y MURIÓ.

Las vidas quedaron lacónicamente sintetizadas
en un nombre y dos fechas grabadas:
nació y murió.

Los símbolos ocuparon el sentido de la vida:
cruces, pebeteros, columnas truncadas, ángeles
o simplemente: “en paz descanse”.
Todo expresando consternación,
serenidad, distancia, olvido.

Algunas de aquellas tumbas agregaban una palabra
que definía la ruta de aquella vida:
educador, patriota, filántropo, creyente, esposo.

En donde no había virtud o mérito
o la humildad con la muerte se llevaba,
la lápida callaba,
sin más números y letras que las estrictamente necesarias:
Nació y murió.

Agosto del 2006. Londres, Inglaterra.


Oct 21 2010

DETENTE.

No eres un error,
no eres un acierto,
no eres un defecto,
tampoco una virtud,
no eres un mal momento,
tampoco un eterno divertimiento,
no eres sólo luz,
no eres penumbra,
no eres una falla,
no eres un tino
eres todo eso y más.

No te juzgues por la acción del último momento,
no te castigues por un solo argumento.
Tampoco montes en vanidad por un acierto.

No eres los últimos minutos, horas o días
eres los años vividos.
Es tu tiempo
pie y fiel en la balanza de tu vida.

Por eso cuando cometas un error
no dejes el malestar entrar
y si entró,
no lo dejes avanzar,
expúlsalo de tu presencia y mente,
pues tu vida no la define el último incidente
sino una historia de años que te sustenta.
Julio del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Oct 20 2010

LA NIÑA DE APARADOR EN MUJER SE TRANSFORMÓ.

Los reveses de la vida a mirarse frente al espejo del alma la llevaron.
Sorprendida quedó de lo que vio:
superficialidad, inseguridad y autoengaño.

Sintió que algo no marchaba bien,
le sucedían cosas que se suponía no debían pasarle,
pues pensaba que lograba lo que anhelaba.

Mas la vida porfiaba en contradecirla,
en hacer añicos la imagen que para sí
y el consumo de los otros creaba.
Vino el derrumbe de su mundo interno.
Mundo de ensueños y apariencias.
Se vino abajo lo que construyó en el aire,
lo que concibió como verdad.
Se fue el amor del cuento de hadas,
se cuestionaron los atractivos de apariencia,
los amigos de conveniencia.

Se negaron las oportunidades,
el éxito se escondió,
los fracasos se hicieron presentes.

La vida ya no se vio fácil,
no bastaba un rostro lindo,
el buen gusto en el vestido
o el contar con amigos;
el reto era más complejo que ver la vida como pasarela.

Era hora de madurar, de probarse,
de medirse con el mundo real,
no con el de miel y pastel
o el de castillos de cristal en su imaginación.

Era el momento de aceptar el peso de la realidad
y pagar las facturas que cobra la cotidianidad.
De entender que eres y vales
por lo que sabes, haces, sientes y tienes.
Que cada vez que te mires al espejo de la vanidad
te debes ver por igual en el espejo de la sinceridad.

Una buena dosis de humildad a aquella niña no le vino mal.
Humildad que no solo supo acatar,
sino de buena manera aceptar.
La humildad de ganarse el pan,
de trabajar bajo la presión de la competitividad,
de buscarse y encontrarse para bien o para mal,
de distinguir la falsedad de la verdad,
el saber de su valer
y de atenerse al criterio de su voluntad.

El miedo a fracasar, a la soledad,
a la ausencia del calor familiar,
a la distancia, a lo radical del cambio emocional,
a un mundo de competitividad,
de frágiles y transitorios lazos sentimentales
le hicieron sentir que se podía hundir,
mas la determinación por cambiar
la llevaron a luchar entre lágrimas de niña y coraje de mujer.

Después de sentirse mil veces desmoronar
y mil veces volverse a levantar,
su reto cumplió a cabalidad.
Ya no la pueden ver como niña presuntuosa y mimada,
como la joven fashion y medio alocada,
sin valor para enfrentar y sostener su destino.
Ya no es niña fresa
ahora es mujer hecha y derecha.
Septiembre  del 2006. Guadalajara, Jalisco.