Nov 2 2010

AGAVE AZUL.

De aquella cordillera de suaves laderas,
hondos barrancos y peligrosos despeñaderos,
la madre tierra su lava ardiente arrojó
y un tanto de volcanes brotó,
expulsando su incandescente magma
que en esencia de vida se tornó.

El cielo de nubes grises, negras y rojizas se vistió,
las que lentamente su riqueza,
en forma de ceniza, en la tierra depositó.
Al pasar los siglos su furia aplacó
y generosamente aquella energía
en savia se transformó.

De ahí surgió una estrella vegetal:
Estrella azul verde,
que apuntando al firmamento
enfiló sus angulosas pencas,
cual si quisiera rasgar el aire, las nubes y el cielo,
mas su deseo eran los rayos de oro atrapar
y su fuego dárnoslo a degustar.

Sus raíces se aferraron a la tierra
para sabiamente sintetizar:
los rayos de luz solar,
la fertilidad del suelo
y el llanto de las nubes en su navegar.

Su fruto, un elixir que fundió:
energía solar,
don de la fertilidad
y el líquido vital.

Savia, aire, tierra, agua y calor,
hombre, historia, trabajo y tradición
se mezclaron para darnos lo mejor:
bravura de sabor,
suavidad en el paladar
y relajamiento espiritual.
¡Ese es mi tequila al natural!
Septiembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 1 2010

EN LA IGLESIA.

Qué temores cargas que te orillan a implorar piedad,
cuanta es la incertidumbre que te acecha,
que tanto es el perdón que necesitas, el castigo mereces,
cuanta la penitencia que has de cumplir para dejar de sufrir.

Qué te aflige para doblar tu cuerpo,
hincarte y extender los brazos en señal de rendición,
de implorar clemencia y comprensión.
Qué es lo que encuentras:
¿a ti mismo, certeza a tus dudas,
la serenidad perdida,
piedad de lo que consideras sagrado o
acallas las voces que te incendian por dentro?

¿Es aquí dónde le asignas valor a tu conciencia,
al dolor, al sacrificio,
a la vida y a la muerte
sin más moneda de cambio
que el asumir una actitud por un momento congruente?
¿Buscas conciliar lo moral con tu mundo real,
tu hacer con el deber ser?

Es entrar para sentirte menos
de lo que sueles pregonar que vales,
para mostrar respeto y humildad,
para darle valor a lo que se lo quitaste,
bajar la prisa, la voracidad por la vida,
para recordar que eres mortal
y las peores circunstancias temes te puedan esperar.

¿Qué es lo que vas a pedir que la ciencia,
la sociedad, tu familia no te pueden dar
o tú no puedes alcanzar,
qué es lo que vas a prometer,
qué es lo que vas agradecer?

Agosto del 2006. Segovia, España.


Oct 31 2010

CONSEJOS PARA VIVIR EN LIBERTAD.

Para vivir con libertad en la cotidianidad de tu tiempo:
Cuando tengas hambre come, no esperes hambres ajenas,
cuando te llegue el sueño duerme, no aguardes sueños ajenos,
cuando tengas ganas desfógalas, no te atengas a las ganas de otros,
cuando tengas tiempo disfrútalo, no esperes horarios ajenos,
cuando la pasión llegue, dale cause, no aguardes a que a que otros la sientan,
cuando tengas prioridades aplícalas, no esperes a que los demás las aprueben.

Ni des explicaciones, ni inventes pretextos, ni digas mentiras,
ni sientas remordimiento por actuar en tu tiempo y libertad,
ni pronuncies un sí comprometido, enséñate a negar,
ni te sientas obligado a dar,
ni una actitud obsequiosa o servil a expresar,
lo que hagas, digas o des que sea por mérito y voluntad.

Siempre elige, ésa es la libertad,
no permitas que asuman tu lugar.
Ni un sentimiento que disimular,
todo manifiéstalo con claridad,
ni un criterio que ocultar o acallar,
ni una simulación que soportar,
ni un autoengaño que anidar,
eso es valorar tu tiempo y libertad,
un binomio del que no te debes separar.
Diciembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Oct 30 2010

DE LO QUE SE PIERDEN.

No saben de lo que se pierden
los que tienen algo que decir y prefieren callar,
los codiciosos que con nada se pueden llenar,
los que viven enterrados en el dogma antes que cuestionar,
los que no les importa el saber,
los que se encierran en la inercia del ayer,
aquellos que temen cambiar.

No saben de lo que se pierden
los que viven de ocultar su identidad,
los que prefieren la ignorancia a la luz,
los que desprecian la verdad,
los que relegan el placer de los sentidos,
los que se resignan a sobre existir, sin vivir para sentir,
los que viven muertos,
los insensibles a la maravilla de la vida.

No saben de lo que se pierden
los que posponen incesantemente sus sueños,
los que temen a la soledad.
los que no saben hacer otra cosa que trabajar,
los que viven de atosigar a quien a su alcance está,
los que dejan su vida en la chequera,
los que nunca el primer paso dan,
los que con dobleces viven.

No saben de lo que se pierden
los que no tuvieron una razón para vivir,
como tampoco la tienen para morir,
los que actúan por el que dirán,
los que viven de mentir y manipular,
los que se encierran en su tempestad,
los que nunca lo intentaron una vez.

No saben de lo que se pierden
los que no se atrevieron a soñar, amar y una pasión llevar,
los que necesitan para existir el escándalo de los demás,
los creen valer según su haber,
los que no disfrutan del silencio,
los que no se asombraron ante un bello atardecer,
los que no depositaron su simiente,
los que no vieron germinar algo de su ser,
los que no disfrutaron el calor del sol y el de una mujer,
acompañados de un vino al atardecer.

Diciembre del 2006. Mexticacán, Jalisco.