DE LO QUE SE PIERDEN.

No saben de lo que se pierden
los que tienen algo que decir y prefieren callar,
los codiciosos que con nada se pueden llenar,
los que viven enterrados en el dogma antes que cuestionar,
los que no les importa el saber,
los que se encierran en la inercia del ayer,
aquellos que temen cambiar.

No saben de lo que se pierden
los que viven de ocultar su identidad,
los que prefieren la ignorancia a la luz,
los que desprecian la verdad,
los que relegan el placer de los sentidos,
los que se resignan a sobre existir, sin vivir para sentir,
los que viven muertos,
los insensibles a la maravilla de la vida.

No saben de lo que se pierden
los que posponen incesantemente sus sueños,
los que temen a la soledad.
los que no saben hacer otra cosa que trabajar,
los que viven de atosigar a quien a su alcance está,
los que dejan su vida en la chequera,
los que nunca el primer paso dan,
los que con dobleces viven.

No saben de lo que se pierden
los que no tuvieron una razón para vivir,
como tampoco la tienen para morir,
los que actúan por el que dirán,
los que viven de mentir y manipular,
los que se encierran en su tempestad,
los que nunca lo intentaron una vez.

No saben de lo que se pierden
los que no se atrevieron a soñar, amar y una pasión llevar,
los que necesitan para existir el escándalo de los demás,
los creen valer según su haber,
los que no disfrutan del silencio,
los que no se asombraron ante un bello atardecer,
los que no depositaron su simiente,
los que no vieron germinar algo de su ser,
los que no disfrutaron el calor del sol y el de una mujer,
acompañados de un vino al atardecer.

Diciembre del 2006. Mexticacán, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.