DE TU TIEMPO, LO QUE QUEDE.

¿Ahora sí tienes tiempo?
¿Ya me puedes acompañar, atender, escuchar?
¿Has cubierto tus prioridades?
¿Ya no tienes más necesidades que atender?
¿Ya cumpliste con tus compromisos sociales,
familiares y personales?
¿Nada importante
o no tan importante te queda por hacer?

¿Ahora sí puedo de tu tiempo unos minutos disponer?
O es que otro pendiente acabas de recordar
y no lo puedes retrasar
o resulta que agotada estás
y mejor lo dejamos para el ya será.

Al final, cuando se acaben las excusas,
cuando podamos estar frente a frente
encontrarás a un hombre cansado de esperar,
herido por el lugar que le das,
abrumado por el peso de la indiferencia,
molesto consigo mismo por no cambiar,
por ser leal,
pero con la firme convicción
de que esto no puede continuar.

Julio del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.