DEJOS DE TRISTEZA.

A tanto caserío abandonado en el campo mexicano.

Sueños con pies de adobe.
Adobe que no reblandece el agua,
sino el abandono de la ilusión que los formó.

Por la puerta y la ventana salieron los recuerdos,
tras los pasos de sus dueños,
que ya no quisieron saber mas de ellos.

Agosto del 2004. Mexticacán, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.