ENVUELTO EN PAPEL CELOFÁN.

En este mundo de necesidades innecesarias,
el consumo ha adquirido la categoría de comprobación existencial:
compro luego existo.

En esta sociedad de apariencias
el consumo es símbolo de posición social.
En torno a esa acción compulsiva
o proyección existencial,
se desarrolla una trama muy singular,
en donde nadie puede escapar,
pues el cazador,
en otro momento presa es,
todo es cuestión de tiempo y movimiento,
moda y esfera social.

La consigna es: atrapar.
Que compre sin importar,
si necesita o no lo que le van a encasquetar,
menos debe incumbir el estado emocional
o económico en el que pueda quedar,
el problema es de él,
al sistema solo le corresponde ofrecer,
insistir, envolver, enganchar.

Por eso no le dejan de hablar, persuadir,
presumir las bondades, realizaciones,
utilidades, facilidades que puede tener,
con lo que le pretenden vender,
al grado de una nueva vida emprender.

Porque el en fondo le venden sueños,
ilusiones, fantasías
que no podrá obtener.

Venden libertad, atractivo sexual,
exclusividad y la llave maestra de la felicidad.
Venden seguridad,
salud y belleza,
la figura perfecta
y la gran oportunidad.

Venden clase, distinción,
posición y prestigio social.
Venden un mundo de dorada paz
o adrenalina pura.
Todo es cuestión de chequera, edad,
fantasías y pretensión social.

El que compra,
quiere dejar de ser uno más,
quiere dejar de desapercibido pasar,
busca la mirada y
de ser posible la envidia de los demás,
sueña con dejar de vegetar,
de sobrevivir,
quiere algo que compense su monótona cotidianidad,
exige sus minutos de fama
y espectacularidad.

Pero el comprar,
como el deseo,
siembra más expectativas de las que le pueden dar,
por eso las alegrías
en frustraciones se suelen tornar.

Ante eso hay que entender
que la realización personal no estás en el deseo,
en el comprar, usar y desechar,
sino en la serenidad que da el no necesitar,
porque el que compra por adicción social,
vende a plazos su conciencia
y tranquilidad existencial.

Septiembre del 2005. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.