INTENTO.

El fracasar es natural,
entendible, perdonable
y, aún, en ciertas condiciones encomiable.

El único fracaso condenable
es no empezar
y si es necesario,
de nueva cuenta reiniciar.

Lo más arriesgado de la existencia
es no arriesgarse jamás.
Lo más lamentable en la vida,
independientemente del resultado final,
es no haberlo intentado.

No dejes ningún rincón sin buscar,
donde menos esperas puedes encontrar.
Experimenta, arriesga, atrévete,
lo importante es comenzar.

Date la oportunidad,
qué más malo te puede pasar.

27 de Abril del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.