LONDRES COSMOPÓLITA.

En su fundación
la tierra era fértil y el hombre esforzado,
de esa conjunción la abundancia surgió.

La lucha por su control se desató.
El servirse de aquella riqueza
ambiciones descomunales enfrentó.
Nobles y guerreros de distintos y distantes regiones
acudieron a confrontarse por el poder.

Sus sangres se derramaron,
al igual que se mezclaron,
tanto con la de sus conquistados
como con la de sus adversarios.

Nuevos grupos, castas, familias, rostros y tonos de piel
germinaron agrandando la vena del porvenir.
Con cada invasión,
con cada inmigración,
con cada esclavo traído
el centro del reino cosmopolita florecía.

Multiplicidad de rostros, cantos, maneras,
sueños, vestimentas, oficios y sensaciones
le dieron la llave para abrir nuevas culturas,
voces para enriquecer y extender su lengua,
compromisos para convivir,
oídos para escuchar lejos y profundo
y ojos para alcanzar a distinguir su destino.
El reino se consolidó
y otras tierras y mares conquistó,
al unísono era colonizado por aquellos pueblos y razas
a quien su idioma dio.
Y la sangre, la palabra, la cultura y el destino proseguían su camino:
mezcla, avenencia, complementación
y el permanente nacer de algo mejor.

Aparecieron palabras mayores
para acallar la violencia, la injusticia, la desigualdad:
Pluralidad frente a la intolerancia,
igualdad ante la diversidad,
respeto a lo diferente,
aceptación a lo distante,
reconocimiento a lo nuevo.
El progreso, al abrir y acortar caminos y distancias,
se hizo cómplice de aquél destino: el cosmopolitismo
como fin de la ciudad y sendero de la humanidad.

Cosmopolitismo presencial y virtual
que derriba diferencias, fronteras y distancias.
Que da motivos de identidad y concordia,
creatividad y victoria,
que abre caminos para construir un mejor mañana
con una humanidad universal
sin perder la riqueza de su singularidad dentro de la diversidad.

Eso es Londres en calles, cafés, museos, parques
o en cualesquier otro lugar
en donde palpite su generosa hospitalidad.

Agosto del 2006. Londres, Inglaterra.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.