Nov 2 2010

AGAVE AZUL.

De aquella cordillera de suaves laderas,
hondos barrancos y peligrosos despeñaderos,
la madre tierra su lava ardiente arrojó
y un tanto de volcanes brotó,
expulsando su incandescente magma
que en esencia de vida se tornó.

El cielo de nubes grises, negras y rojizas se vistió,
las que lentamente su riqueza,
en forma de ceniza, en la tierra depositó.
Al pasar los siglos su furia aplacó
y generosamente aquella energía
en savia se transformó.

De ahí surgió una estrella vegetal:
Estrella azul verde,
que apuntando al firmamento
enfiló sus angulosas pencas,
cual si quisiera rasgar el aire, las nubes y el cielo,
mas su deseo eran los rayos de oro atrapar
y su fuego dárnoslo a degustar.

Sus raíces se aferraron a la tierra
para sabiamente sintetizar:
los rayos de luz solar,
la fertilidad del suelo
y el llanto de las nubes en su navegar.

Su fruto, un elixir que fundió:
energía solar,
don de la fertilidad
y el líquido vital.

Savia, aire, tierra, agua y calor,
hombre, historia, trabajo y tradición
se mezclaron para darnos lo mejor:
bravura de sabor,
suavidad en el paladar
y relajamiento espiritual.
¡Ese es mi tequila al natural!
Septiembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Nov 1 2010

EN LA IGLESIA.

Qué temores cargas que te orillan a implorar piedad,
cuanta es la incertidumbre que te acecha,
que tanto es el perdón que necesitas, el castigo mereces,
cuanta la penitencia que has de cumplir para dejar de sufrir.

Qué te aflige para doblar tu cuerpo,
hincarte y extender los brazos en señal de rendición,
de implorar clemencia y comprensión.
Qué es lo que encuentras:
¿a ti mismo, certeza a tus dudas,
la serenidad perdida,
piedad de lo que consideras sagrado o
acallas las voces que te incendian por dentro?

¿Es aquí dónde le asignas valor a tu conciencia,
al dolor, al sacrificio,
a la vida y a la muerte
sin más moneda de cambio
que el asumir una actitud por un momento congruente?
¿Buscas conciliar lo moral con tu mundo real,
tu hacer con el deber ser?

Es entrar para sentirte menos
de lo que sueles pregonar que vales,
para mostrar respeto y humildad,
para darle valor a lo que se lo quitaste,
bajar la prisa, la voracidad por la vida,
para recordar que eres mortal
y las peores circunstancias temes te puedan esperar.

¿Qué es lo que vas a pedir que la ciencia,
la sociedad, tu familia no te pueden dar
o tú no puedes alcanzar,
qué es lo que vas a prometer,
qué es lo que vas agradecer?

Agosto del 2006. Segovia, España.


Oct 31 2010

CONSEJOS PARA VIVIR EN LIBERTAD.

Para vivir con libertad en la cotidianidad de tu tiempo:
Cuando tengas hambre come, no esperes hambres ajenas,
cuando te llegue el sueño duerme, no aguardes sueños ajenos,
cuando tengas ganas desfógalas, no te atengas a las ganas de otros,
cuando tengas tiempo disfrútalo, no esperes horarios ajenos,
cuando la pasión llegue, dale cause, no aguardes a que a que otros la sientan,
cuando tengas prioridades aplícalas, no esperes a que los demás las aprueben.

Ni des explicaciones, ni inventes pretextos, ni digas mentiras,
ni sientas remordimiento por actuar en tu tiempo y libertad,
ni pronuncies un sí comprometido, enséñate a negar,
ni te sientas obligado a dar,
ni una actitud obsequiosa o servil a expresar,
lo que hagas, digas o des que sea por mérito y voluntad.

Siempre elige, ésa es la libertad,
no permitas que asuman tu lugar.
Ni un sentimiento que disimular,
todo manifiéstalo con claridad,
ni un criterio que ocultar o acallar,
ni una simulación que soportar,
ni un autoengaño que anidar,
eso es valorar tu tiempo y libertad,
un binomio del que no te debes separar.
Diciembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Oct 30 2010

DE LO QUE SE PIERDEN.

No saben de lo que se pierden
los que tienen algo que decir y prefieren callar,
los codiciosos que con nada se pueden llenar,
los que viven enterrados en el dogma antes que cuestionar,
los que no les importa el saber,
los que se encierran en la inercia del ayer,
aquellos que temen cambiar.

No saben de lo que se pierden
los que viven de ocultar su identidad,
los que prefieren la ignorancia a la luz,
los que desprecian la verdad,
los que relegan el placer de los sentidos,
los que se resignan a sobre existir, sin vivir para sentir,
los que viven muertos,
los insensibles a la maravilla de la vida.

No saben de lo que se pierden
los que posponen incesantemente sus sueños,
los que temen a la soledad.
los que no saben hacer otra cosa que trabajar,
los que viven de atosigar a quien a su alcance está,
los que dejan su vida en la chequera,
los que nunca el primer paso dan,
los que con dobleces viven.

No saben de lo que se pierden
los que no tuvieron una razón para vivir,
como tampoco la tienen para morir,
los que actúan por el que dirán,
los que viven de mentir y manipular,
los que se encierran en su tempestad,
los que nunca lo intentaron una vez.

No saben de lo que se pierden
los que no se atrevieron a soñar, amar y una pasión llevar,
los que necesitan para existir el escándalo de los demás,
los creen valer según su haber,
los que no disfrutan del silencio,
los que no se asombraron ante un bello atardecer,
los que no depositaron su simiente,
los que no vieron germinar algo de su ser,
los que no disfrutaron el calor del sol y el de una mujer,
acompañados de un vino al atardecer.

Diciembre del 2006. Mexticacán, Jalisco.


Oct 29 2010

REVOLUCIÓN DE CONVENIENCIA.

Las puertas se han cerrado,
los callejones están bloqueados,
los caminos delimitados,
los espacios, tiempos y maneras no dan para más.

La desesperanza,
acicateada por el agravio,
la desigualdad y la injusticia no dejan otra medida:
la lucha por encontrar la salida,
aunque en ello vaya la vida.

Los agravios y la cerrazón
solo dejan espacio a la confrontación
que promete cambiar la situación desesperada.
De libertad, democracia e igualdad se habla sin cesar.
Son banderas izadas por aquí y por allá.
Se escucha un estallido,
preámbulo de una larga y oscura noche sepulcral
teñida de sangre, fuego, venganza y oportunismo.
La revolución triunfa a un alto costo de vidas,
destrucción y dolor
y con la simiente de una nueva división.

Dirigentes se decían unos,
traicionados se decían otros.
Los más permanecen en su lugar:
asustados, mirando, esperando,
llenos de halagos por ser el pueblo,
las masas, la soberanía
y el sentido de la revolución social.

Reciben las promesas de siempre,
con frases rimbombantes,
baños de demagogia,
terapias de manipulación
y el anuncio del arribo de sus nuevos líderes:
los históricos, los legítimos, los salvadores de la patria.

Dirigentes carismáticos, comprometidos, honorables
e infalibles timones de la revolución se hacen llamar.

Se dicen líderes populares
creen saber lo que el pueblo piensa, expresa y quiere,
por eso señalan con insistente efusión:
que con ellos basta,
no necesitan de leyes, instituciones, elecciones o partidos,
pues son instrumentos inventados por los enemigos de la revolución.

Líderes que se van constituyendo indispensables en el imaginario popular.
Hombres de bronce y esperanza,
que sustituyen pesos y contrapesos,
leyes y normas
para quedar solos con la voz del pueblo,
que a su decir es su voz, su conciencia, su ley y juicio final.

Los años pasan y las cosas en sustancia no cambian,
las condiciones que originaron la revolución
aparecen agravadas por una desenfrenada ineficiencia y corrupción.

Pobreza, libertades conculcadas, leyes de papel,
democracia secuestrada y la esperanza regateada
es lo que se respira a granel.

El ciclo de violencia está por reiniciar.
Y así, hasta la eternidad,
mientras las instituciones no se hagan respetar
y todos se sujeten al pacto  de respeto,
progreso, democracia y bienestar social.
Agosto del 2006. Salamanca, España.


Oct 28 2010

PROTOTIPO.

Cuando el color de la piel es sospecha,
la sombra de sus ojos lo delatan,
su idioma es advertencia,
su religión desconfianza,
su origen étnico distancia
y sus ideas provocan intolerancia.
Es porque la abstracción de enemigo que hemos esbozado
está en el imaginario
convertido en realidad.
Hay rechazo y menosprecio,
por la arrogancia de nuestro etnocentrismo
y la ignorancia de nuestro egoísmo.
Agosto del 2006. Madrid, España.


Oct 27 2010

MÍSTICO.

El hombre de todos los tiempos
ha buscado la trascendencia de lo material
para encontrar el sentido espiritual a la existencia.
Es ir más allá de las formas,
sonidos, ilusiones, colores, palabras:
es ir a lo trascendente.
Es anular el Yo, para asumir las virtudes de sencillez,
humildad, compasión, conmiseración, caridad.
Es fortalecer la voluntad, dominar los sentidos,
subyugar las emociones, someter el mundo material,
primar la vida espiritual.
Agosto del 2006. Ávila España.


Oct 26 2010

LONDRES COSMOPÓLITA.

En su fundación
la tierra era fértil y el hombre esforzado,
de esa conjunción la abundancia surgió.

La lucha por su control se desató.
El servirse de aquella riqueza
ambiciones descomunales enfrentó.
Nobles y guerreros de distintos y distantes regiones
acudieron a confrontarse por el poder.

Sus sangres se derramaron,
al igual que se mezclaron,
tanto con la de sus conquistados
como con la de sus adversarios.

Nuevos grupos, castas, familias, rostros y tonos de piel
germinaron agrandando la vena del porvenir.
Con cada invasión,
con cada inmigración,
con cada esclavo traído
el centro del reino cosmopolita florecía.

Multiplicidad de rostros, cantos, maneras,
sueños, vestimentas, oficios y sensaciones
le dieron la llave para abrir nuevas culturas,
voces para enriquecer y extender su lengua,
compromisos para convivir,
oídos para escuchar lejos y profundo
y ojos para alcanzar a distinguir su destino.
El reino se consolidó
y otras tierras y mares conquistó,
al unísono era colonizado por aquellos pueblos y razas
a quien su idioma dio.
Y la sangre, la palabra, la cultura y el destino proseguían su camino:
mezcla, avenencia, complementación
y el permanente nacer de algo mejor.

Aparecieron palabras mayores
para acallar la violencia, la injusticia, la desigualdad:
Pluralidad frente a la intolerancia,
igualdad ante la diversidad,
respeto a lo diferente,
aceptación a lo distante,
reconocimiento a lo nuevo.
El progreso, al abrir y acortar caminos y distancias,
se hizo cómplice de aquél destino: el cosmopolitismo
como fin de la ciudad y sendero de la humanidad.

Cosmopolitismo presencial y virtual
que derriba diferencias, fronteras y distancias.
Que da motivos de identidad y concordia,
creatividad y victoria,
que abre caminos para construir un mejor mañana
con una humanidad universal
sin perder la riqueza de su singularidad dentro de la diversidad.

Eso es Londres en calles, cafés, museos, parques
o en cualesquier otro lugar
en donde palpite su generosa hospitalidad.

Agosto del 2006. Londres, Inglaterra.


Oct 25 2010

A TIEMPO, TU TIEMPO.

El tiempo nos obsequia la oportunidad
a condición de que la aprovechemos.
Las palabras nos dan su contenido, forma y poder
a suerte de expresarlas en su ocasión.
El cuerpo nos puede llenar de satisfacciones
si en su momento lo podemos realizar.

El dinero o el poder nos dan capacidad
para realizar aquello que deseamos alcanzar,
si en el momento los podemos emplear.

Los sentidos, cazadores intuitivos del placer,
nos pueden ofrecer las delicias de la vida,
a razón de que las usemos cuando la ocasión lo pida
y la circunstancia lo permita.

Lo mismo ocurre con los sueños e ilusiones:
si no se alimentan y fraguan a tiempo
se van quedando vacíos de sentido y de sustento,
la satisfacción que pudieron dar
se vuelven vanas pretensiones a destiempo.

Lo que hoy añoras,
mañana puede ser olvido,
lo que hoy puede darte felicidad,
mañana puede ser indiferente,
lo que hoy buscas,
tal vez con el tiempo rechaces,
la emoción que obtuviste ayer
ahora abulia puede ser.

Todo cambia menos el cambio,
Somos bocetos en un constante hacerse y deshacerse
con el paso de los años y las expectativas de la vida.

Cada boceto tiene su tiempo.
Por ello sueña a tiempo,
vive a tiempo,muere a tiempo.

Agosto del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Oct 24 2010

FRUSTRACIÓN AFECTIVA.

Una traición directa a los sueños es la frustración,
un tiro de gracia a la ilusión  alimentada.
Es la fuerza atrabiliaria que derrumba un trozo del mañana.
Es sentirse del futuro despojado,
es enojo, es furia por concebirte engañado, saqueado.
Es recorrer el telón de la ilusión para ver la realidad,
es quitarse el velo que complacientemente te colocaste.
Es topar con la misma pared,
es un cerrar de puertas otra vez.
Es preguntarte ¿ahora de qué sueño me sostengo,
cuáles los sentimientos que me den sustento?
Agosto del 2006. Guadalajara, Jalisco.