PARA VIVIR A TIEMPO.

Esperar es un acto de prudencia,
cuando de seguridad se trata,
no aguardar es acto de sabiduría
cuando de vivir se habla.
Por eso vive, no esperes vivir
o a que los demás lo quieran hacer.

Vive cuando el tiempo lo permite,
cuando aún es tiempo,
vive que el tiempo no pierde tiempo,
esperando tiempos ajenos.

Que no secuestren tu tiempo,
que no te induzcan a tirarlo al cesto del abandono.
Nada vale más que tu tiempo,
porque eres precisamente tiempo contado.

Es mejor tu avidez por vivir,
que la angustia de esperar,
porque el reloj de arena no perdona jamás.

Diciembre del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.