QUÉ SE PIERDE, QUÉ SE GANA.

Cuando un camino se divide,
dos amistades se confrontan o
una fraternidad se rompe
es mucho lo que se va.

Se pierde un espacio y
mañanas por inventar,
se cierra una ventana,
se clausura una puerta,
se va un escucha,
se levanta un conversador,
se pierden pasos dados,
discusiones por seguir,
aventuras a sortear,
tardes para comentar,
se sepulta un fragmento del pasado
un reto que enfrentar,
se va un cómplice para recordar,
una esperanza que alimentar,
se desplaza la confianza,
se sospecha del pasado,
se carcome lo que unió,
se otean nuevos horizontes,
se aprende en resignación,
se suceden los arrepentimientos,
se comprueba lo resbaladizo de los sentimientos,
lo pasajero de los intereses,
lo huidizo de los compromisos,
el oportunismo de la necesidad,
la intolerancia al saber que ya no puedes dar.

Es mucho lo que se pierde cuando se convive,
habla, siente, expresa y escucha
en empatía y sinceridad,
la única amistad,
más cuando esto se va
por simulación y conveniencia
no lo puedes cambiar.

Julio del 2006. Guadalajara, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.