SUPLICA.

¿A quién le cantas desde la profundidad de tu alma?

¿A quién le pides con tanta vehemencia?

¿A quién esperas con tal ansiedad?

¿Qué tan alta está que tus manos, mirada y llanto
el cielo quisieran alcanzar?

¿Qué tan lejos se encuentra que tu voz se cansa de implorar
y no acaba por llegar?

¿Qué tan larga ha sido la espera,
que el tiempo te petrificó para eternizar la súplica?

Julio del 2004. Puerto Vallarta, Jalisco.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.