UN RAMO.

Para Lesli y Vadon.
Un ramo de botones entregó.
Uno a uno se abrieron para dejar ver la flor,
esparcir su olor
y mostrar su color.

Las formas caprichosas,
los tonos indiscretos
y los sutiles aromas llenaron el lugar.
Las hojas sirvieron de firmamento a tanta estrella vegetal.
Cada día aparecía una flor
dándole mejor aspecto aquel rincón.

Cada día un botón en flor se abría,
entregándole sentido a la vida,
pues cada botón era un sueño,
una promesa cumplida
y una alegría depositada en el corazón.

En realidad no era un ramo,
no era un botón o una flor,
eran palabras, intenciones
y caricias salidas del amor de dos.

Agosto del 2006. Londres, Inglaterra.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.